Seleccionar página

Primera entrada del blog de esta empresa que en realidad es pareja creativa. Es tentador ponernos a hacer una especie de currículum narrado para hacernos valer, pero si para nosotros la creatividad es lo principal de cualquier obra audiovisual, por mucho que ésta sea para un cliente, quizás nuestra mejor presentación sea hablar de lo que nos mueve y no de un aburrido listado de logros y experiencias.

Nos dedicamos a esto por vocación, con el ánimo y la clara conciencia de que lo que hacemos debe tener un propósito más allá de lo económico. Si de comer se tratara podríamos dedicarnos a cualquier otra cosa, pero elegimos esto, que a diferencia de lo que muchos creen, no es un “hobbie que te da de comer”, es un trabajo profundamente exigente que en ocasiones te alimenta también el corazón y la mente, pero no las suficientes.

Por eso Antonio y yo decidimos unir fuerzas, con el ánimo de que haciendo equipo pudiéramos formar ese tándem creativo que nos permitiera dar un paso adelante y contar historias visuales, experimentar, probarnos en distintos terrenos. Poder convencer a nuestros clientes de que la mejor forma de promocionar algo no es de forma explicativa, sino de forma sensorial, sutil y emocional. No vender una marca, sino impactar a la gente para que se pregunte qué o quién le ha provocado esa emoción y necesiten buscarlo para revivirla.

Como en el cine, que es lo que nos trajo hasta este punto, lo que un espectador quiere es que le cuenten una historia que pueda llevarse en el recuerdo, y eso es lo que queremos hacer en The Lemon Juice.